La Hidra de Terna, la temida criatura de varias cabezas serpentinas, refleja a las gentes de tierras adentro y tierras afuera, pues enfrentarse a ella es un esfuerzo inútil. A cada cabeza cortada, emergen dos de nuevas. Y en cuanto la Hidra no se enfrenta a ninguna amenaza, se muerde sus otros cuellos, pues violencia es todo lo que conoce.

Diofennous de Crinepo

Orlennes, Introducción

Orlennes, reino antes temido, está experimentando su decadencia.

La desastrosa escisión con Swania, la Danza Negra y la invasión del Zarato de Kíf que dejaron al reino en un estado deplorable, sumado a los ataques de norteños que saquean regiones enteras añadidas a las rebeliones en las islas de Galocia y Munnacht, dejan a Orlennes en la época más oscura de su historia.

Antaño poblado de gente orgullosa, el reino de Orlennes se retuerce envenenado por la nostalgia de tiempos gloriosos y, en su agonía, muchos hombres ambiciosos sólo ven provecho en estos tiempos de crisis.

Dado que los humanos del reino de Orlennes no pueden contar con la fuerza de los orcos y la disciplina y destreza de los elfos, compensan sus debilidades con un ejército flexible y polivalente. El entrenamiento de sus tropas es variado y adaptativo al tipo de estrategias que deban utilizarse.

Deja un comentario

Blog at WordPress.com.

%d